Alfredo Portillos (1928 - 2017)

Alfredo Portillos (1928 - 2017)
Alfredo Portillos no vivía para el arte porque el arte lo vivía a él.
Alfredo Portillos (1928 - 2017)
Fresco, audaz, osado, desprejuiciado, provocador hasta el límite, gestando fragmentos de una gran obra como confesión de lo que sabía que amaba.

Quizás generó un gran teatro de las artes; con voces, formas, colores, volúmenes, danza, movimiento, rituales, mitos y todo ello grabado en la piel de un actor que construyó una arquitectura expresiva como si fuese una pintura tridimensional.

Buscó más allá del saber.

La desmesura fue su identidad, la pasión su arma; así instaló, pintó, dibujó y amasó la dureza del milagro, llevando el misterio de su infinita creencia en lo imposible.

Se dejó en sus obras y nos dejó el perfume desbordante de despedida.

Nos dejó que tengamos la fuerza de las montañas para tocar las estrellas; nos dejó que tengamos el misterio del mar para habitar lo profundo; nos dejó que el paisaje nos preste el horizonte para caminar siempre; nos dejó que el viento teja los afectos en forma de esperanza y nos dejó un fuego para alumbrar justicias y revivirlo todo.

Su gran legado, el de un Maestro, digno artesano de la palabra, el sonido, el color, el olor, el sabor y la forma que aprendió a distinguir con el tacto la tierra que crea del fango que empantana.

Entre estar de pie y morir, Alfredo prefirió morir de pie, erguido como sus obras, entre la textura que hiere y la materia que inunda la mirada.

Alfredo Portillos lo supo: ser artista es la paradoja de un dolor gozoso.
(por Claudio Ongaro)


Sus restos serán velados en el Hall Central de Sede Las Heras del Departamento de Artes Visuales (Av. las Heras 1749, CABA) a partir de las 16 y hasta las 23 hs. del día de hoy, y a partir de las 8 y hasta las 11 hs. del día de mañana.